Principales cuidados para el paciente con cáncer

Salud del adulto mayor
Cuidadores Adulto Mayor
Mariví Coello

Compartir en

Independientemente de la gravedad de la enfermedad o de si esta es reversible o no, todo paciente que se encuentra en un proceso de respuesta al cáncer requiere de cuidados específicos para aliviar su sufrimiento. Según la personalidad y las condiciones del paciente, algunos de esos cuidados podrían ser indispensables, mientras que otros podrían pasar a un segundo plano. 

En cualquier circunstancia, es indispensable que las personas a cargo de cuidar del paciente con cáncer trabajen muy de la mano con el equipo médico – pues todos los cuidados deben venir como apoyo y complemento al tratamiento contra la enfermedad – y tengan siempre muy en cuenta las necesidades que el paciente exprese o manifieste de cualquier manera.

Como resultado de los tratamientos más comúnmente empleados en la respuesta al cáncer (como radioterapia y quimioterapia), algunas de las necesidades más comunes de los pacientes con cáncer serían:

mujer-madura-cancer-panuelo-interior

🔹Cuidados de la piel, el cabello y las uñas

La piel, el cabello y las uñas se ven severamente afectados por los tratamientos de quimio y radioterapia: la piel suele mostrarse mucho más seca, frágil y sensible y tiende a presentar prurito, manchas, irritaciones y ulceraciones; mientras que la pérdida del cabello y las cejas puede suponer un reto para la autoimagen de la mayoría de los pacientes, y las uñas tienden a rasgarse o desprenderse, lo que favorece la aparición de infecciones. Es necesario mantener una vigilancia eficiente de estas áreas del cuerpo, además de implementar medidas específicas, tales como: 

  • Buena hidratación tanto por vía del incremento de la ingesta de agua como a través del uso de cremas y lociones hidratantes, siempre vigiladas por el equipo médico para evitar respuestas adversas; 
  • Cambios constantes de posición, para evitar ulceraciones por falta de irrigación; 
  • Evitar temperaturas extremas y la exposición al sol; 
  • Preferir ropas holgadas y elaboradas con fibras naturales, como lana o algodón;
  • Recurrir a medidas como maquillaje, ya sea temporal o permanente, de las cejas, y al uso de pelucas, pañuelos o gorros, según prefiera el paciente, para reducir el impacto psicológico;
  • Evitar removedores de esmalte de uñas con acetona, así como la instalación de uñas acrílicas y postizas para evitar el crecimiento de agentes patógenos en o bajo las uñas; en lugar de ello, se recomienda una buena higiene e hidratación en todas las uñas, con revisión constante de su estado, para reducir el riesgo de infecciones.

 

🔹Cuidados de las mucosas

Los tratamientos para el cáncer causan enrojecimiento de la mucosa bucal, sensación de quemadura, aparición de aftas y, en algunos casos, depapilación del dorso de la lengua. Este tipo de alteraciones puede dificultar actividades cotidianas del paciente, como la ingesta de alimentos y bebidas y la higiene bucal cotidiana. La respuesta recomendada se compone tanto de una higiene correcta, completa y a la vez suave, para evitar infecciones y nuevas lesiones, como de algunas medidas paliativas, a saber: antisépticos, anestésicos locales, analgésicos (específicamente ibuprofenos) cicatrizantes y protectores.

 

🔹Estricto cuidado de la dieta

El paciente con cáncer requiere:

  • Evitar: alcohol, tabaco y cafeína (atención a la cafeína oculta en bebidas energéticas y refrescos), así como cualquier alimento que produzca estreñimiento, gases, náuseas, diarrea o cualquier tipo de reacción indeseable. La orientación de profesionales y la vigilancia atenta del estado del paciente cada vez que come son determinantes para el éxito de esta estrategia.
  • Reducir: carnes rojas, azúcares, grasas y alimentos ahumados.
  • Incrementar: la ingesta de agua, fibra, calorías y proteínas (aves y pescado). Conviene consultar al médico sobre el uso de suplementos alimentarios líquidos para aumentar las calorías y nutrientes.
  • Seguir, al pie de la letra, las recomendaciones de organizaciones y entes especializados en cuanto al manejo y la elección de los alimentos durante y después del tratamiento. Especial mención merecen las guías del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos y de la American Cancer Society, donde podrá encontrar consejos sobre qué alimentos elegir o excluir según las condiciones del paciente, y con qué criterio comprarlos y cómo almacenarlos y prepararlos de manera segura para pacientes inmunodeprimidos. Las recomendaciones específicas del equipo médico son especialmente importantes, no olvide solicitarlas y tomar nota de ellas para poder cumplirlas a cabalidad.

Aprende más sobre la alimentación del adulto mayor aquí 

🔹Descanso

Según datos de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NHI, por sus siglas en inglés), el sueño es fundamental para recuperar nuestros tejidos del desgaste producido por el estrés diario, incrementar la capacidad del cuerpo para defenderse de infecciones y ejecutar idóneamente funciones vitales como la respiración y la actividad renal, mantener un mejor estado de ánimo, y mejorar nuestra memoria, nuestro nivel de alerta, concentración y energía y, en consecuencia, nuestra capacidad de respuesta a los retos cotidianos.

El sueño, el descanso, es fundamental para una vida saludable. Y más aún para poder sobrellevar situaciones retadoras. Aprenda a garantizarle descanso a su a su familiar.

Conoce estos artículos para lograr un mejor descanso del adulto mayor

🔹Prevención y alivio de síntomas, en especial el dolor y las náuseas

El equipo médico hará recomendaciones farmacológicas para el caso específico. Además de seguirlas, es importante implementar otras medidas, entre las cuales destacan la supresión de los factores detonantes de estos malestares, como temperaturas extremas, luces demasiado intensas, naturales o no, y la incorporación de recursos que ayuden a su alivio, como compresas frías o calientes, aromaterapia, tés… 

 

🔹Atención psicológica

La respuesta al cáncer nunca ha de ser estrictamente farmacológica o física. El dolor, el miedo, el estrés, la depresión y la angustia son emociones ineludibles en este proceso y tanto el paciente como la familia merecen recibir el apoyo profesional que requieran en este ámbito. Busque apoyo para usted y su familiar tan pronto reciba el diagnóstico.

Aprende más sobre la salud mental de los adultos mayores 

🔹Atención de necesidades espirituales

La ciencia tiene grandes alcances y también grandes limitaciones y la experiencia humana es compleja. La personalidad del paciente determinará el tipo de ayuda que requerirá para hacerle frente al reto de estar padeciendo cáncer. Lo recomendable es dejarlo sentir que nos importa cómo se siente y que lo ayudaremos a canalizar sus procesos según lo desee.

 

🔹Mantenerse lo más activo posible

Propiciar interacción, preferiblemente en persona, siempre que las condiciones del paciente lo permitan, con familiares y amigos más cercanos. Estimular el interés del paciente por realizar actividades de su gusto que le generen sensación de bienestar y de realización: disfrutar de su música y películas favoritas, leer, escribir, pintar… No abandonar la actividad física: hay siempre algún tipo de actividad física que cada paciente puede realizar según sus condiciones.

Durante todo el proceso del tratamiento, la colaboración entre el equipo médico y la familia es crucial para que el paciente pueda recibir los cuidados que requiere para aliviar el sufrimiento causado por la enfermedad y por el tratamiento. La vigilancia constante del estado del paciente y el cumplimiento de las recomendaciones del médico serán determinantes.

New call-to-action

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

¿Cómo lavarle la cabeza a un paciente en cama?

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo asear a un paciente en cama?

SEGUIR LEYENDO

Seis trucos para limpiar una cama clínica

SEGUIR LEYENDO