Hábito de leer: El poder terapéutico de la lectura en la tercera edad

Acondicionamiento del hogar
Salud del adulto mayor
Cuidadores Adulto Mayor
Isabel

Compartir en

La lectura no solo es un pasatiempo, es un camino hacia la estimulación mental y el bienestar emocional. En este artículo, explicaremos cómo crear y mantener el hábito de la lectura en el adulto mayor, descubriendo los beneficios que esta actividad aporta a la memoria, el cerebro y la tranquilidad.

Beneficios terapéuticos de la lectura

La lectura es más que una actividad recreativa, es una gimnasia para el cerebro. Aquí hay cuatro beneficios vitales para los adultos mayores:

 

  • Fortalece la memoria y la concentración: Leer enriquece la memoria y promueve el aprendizaje, manteniendo las facultades cognitivas en plena forma. Igualmente potencia la concentración y la capacidad de observación, proporcionando un enfoque más claro y sereno ante los desafíos.

 

  • Adiós soledad: Es un remedio para la soledad. La lectura reduce el cortisol, ofreciendo una sensación de bienestar y liberación de tensión. Sumergirse en un libro interesante nos hace olvidar que estamos solos y nos conecta con personajes y mundos fascinantes.

 

  • Reduce el estrés y previene el Alzheimer:  En tan solo seis minutos, el ritmo cardíaco se aquieta y los músculos se relajan al sumergirse en una historia cautivadora.La lectura no solo entretiene, sino que también protege. Investigaciones sugieren que el hábito de la lectura construye una "reserva" de sinapsis neuronales que ralentiza el avance del Alzheimer y preserva las conexiones cerebrales.

 

  • Mejora el sueño: La lectura es la poción mágica para un sueño reparador. Su efecto es mucho más efectivo que las pantallas electrónicas, permitiendo un descanso profundo y restaurador.

 

8 pasos para crear el hábito de la lectura

Cultivar el hábito de la lectura puede ser un proceso gratificante y enriquecedor para un adulto mayor de 65 años. Aquí tienes algunas recomendaciones para ayudarles a empezar y mantener este hábito:

 

Elige temas que te interesen: Comienza leyendo libros sobre temas que te apasionen o que siempre hayas querido explorar. El interés en el contenido hará que sea más fácil dedicar tiempo a la lectura.

 

✔️ Establece metas pequeñas: Comienza con metas realistas, como leer un capítulo al día o durante un tiempo específico. Establecer objetivos alcanzables te motivará a seguir leyendo.

 

✔️ Crea un espacio confortable: Designa un lugar tranquilo y cómodo para leer, con buena iluminación y sin distracciones. Una silla cómoda o incluso tu cama pueden ser lugares ideales.

 

✔️ Explora diferentes formatos: Además de libros tradicionales, considera leer revistas, periódicos, e-books o audiolibros. La variedad puede mantener el interés y facilitar la lectura.

 

✔️ Haz de la lectura un ritual diario: Asocia la lectura con un ritual diario, como tomar una taza de té o café, lo que puede hacer que sea más placentero y fácil de mantener.

 

✔️ Explora géneros variados: Prueba diferentes géneros literarios para descubrir cuáles te gustan más. La variedad en la lectura puede mantener el interés y ampliar tus horizontes.

 

✔️ Comparte con otros: Habla sobre los libros que estás leyendo con amigos, familiares o en grupos en línea. Compartir tus experiencias puede generar conversaciones enriquecedoras.

 

✔️ Sé paciente: Establecer un nuevo hábito lleva tiempo. Si en algún momento sientes que pierdes el ritmo, no te preocupes. Lo importante es disfrutar del proceso y encontrar tu propio ritmo.

Crea el entorno perfecto

Para cultivar este hábito, el entorno juega un papel crucial, te comentamos algunas consideraciones que debes tener en casa (sea en el cuarto o en la sala) para crear un ambiente propicio y estimulante para leer:

 

🛏️ Adopta una posición cómoda: la lectura requiere una posición cómoda. Sea que estén en la cama o en un sillón, acomodate lo mejor posible para tener un momento de lectura agradable. Otra opción, si la persona tiene poca movilidad, problemas de salud o se encuentra en post operatorio, es considerar el uso de una cama clínica, ya que se convierten en aliadas en este camino, ofreciendo la ventaja de ajustar las posiciones para lectura, asegurando comodidad incluso en la movilidad reducida. Estas camas permiten elevar la cabecera o los pies, encontrando la postura perfecta para sumergirse en las páginas con total relajación.

 

💡 Adecua la Iluminación: Una luz suave y dirigida hace que la lectura sea placentera. Busca una lámpara de lectura que brinde la iluminación necesaria sin cansar la vista.

 

📖 Selecciona libros con letra legible: Los libros con letras de tamaño adecuado son esenciales. En el caso de lectura digital, ajusta el tamaño de la fuente para una lectura cómoda.

 

💒 Ten un espacio organizado: Utiliza una mesita cerca de la cama o en la sala para tener el libro a mano. Un lugar ordenado invita a la lectura.

 

😎 Usa los lentes si es necesario: Si los lentes son una compañía constante, asegúrate de usarlos durante la lectura para una experiencia sin esfuerzo.

 

La lectura enriquece la mente, nutre el espíritu, protege la salud mental de los adultos mayores y fomenta su bienestar. Al crear un espacio acogedor y propicio para la lectura, los adultos mayores pueden sumergirse en historias, conocimiento y placer, descubriendo un camino terapéutico hacia una vida enriquecedora.

 

Te invitamos a descargar de forma gratuita el Ebook: 10 Hábitos para el adulto mayor

 

New call-to-action

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

¿Cómo se usa una cama clínica?

SEGUIR LEYENDO

¿Quién necesita una cama clínica y por qué?

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo escoger una silla de ruedas para un adulto mayor con diabetes y movilidad limitada?

SEGUIR LEYENDO