¿Cómo se usa una cama clínica?

Camas Clínicas
Cuidadores Adulto Mayor
Mariví Coello

Compartir en

Cuando entendemos que un ser querido requiere una cama clínica, comprendemos que esa persona tiene menor movilidad e independencia que antes de necesitarla. 

En este momento, lo que buscamos es su bienestar, ofrecerle las mejores condiciones posibles: que pueda cambiar de posición con frecuencia según sus necesidades particulares, que pueda entrar y salir de la cama o permanecer ella con la mayor seguridad posible, es decir, que no corra riesgos de caídas durante el sueño o al entrar y salir de su nueva cama y que no le aparezcan úlceras por presión.

Esas y muchas otras ventajas le ofrece una cama clínica a un paciente con movilidad reducida, o bien con inmovilidad. Por ejemplo, los adultos mayores que participaron en un estudio publicado en la revista Sleep en junio de 2022 reportaron que dormían mejor en una cama que permitía la posición semisentada — lo cual fue comprobado en mediciones objetivas realizadas por los profesionales que condujeron el estudio — y describieron la experiencia de dormir en una cama clínica como “confortable y placentera”.

 

3d-rendering-hospital-interior-recovery-inpatient-room-with-bed-amenities

Funcionalidades de una cama clínica que mejoran la salud integral de su usuario

Una cama clínica no es un simple lecho. De ser así, no tendría sentido cambiar una cama convencional por una clínica. Para obtener el mayor provecho de una cama clínica en favor del bienestar general de un adulto mayor con movilidad reducida, hay que comprender las ventajas que ofrece y saber aprovecharlas. 

A continuación, algunas de las formas más eficientes de utilizar las ventajas en favor de la salud integral del adulto mayor que la usa:

  1. Recurrir a los cambios de posición para mejorar la respiración, la digestión y la circulación, y reducir los riesgos de úlceras por presión

    Una cama clínica permite inclinar el torso, con lo cual su usuario puede respirar mejor. La posición semisentada es frecuentemente indicada también para pacientes con dificultades digestivas. Además, la posibilidad de sentarse en la cama es de especial valor para las personas que no salen de la cama, para poder comer, leer, escribir o usar dispositivos electrónicos cuando se desee. Asimismo, poder cambiar la posición de las piernas ayuda a prevenir problemas circulatorios y proporciona mayor comodidad a pacientes que se recuperan de cirugías abdominales. La posibilidad de cambiar de posición diferentes partes del cuerpo en tantas veces como sea necesario ayuda a prevenir las úlceras por presión al posibilitar cambiar el peso, y por ende la presión, de unas zonas de apoyo a nuevas zonas de apoyo.

  2. Aprovechar la adaptabilidad de la altura de la cama con respecto al piso
    Hay dos enormes ventajas en esta funcionalidad de una cama clínica. La primera es la seguridad del usuario con movilidad limitada al entrar y salir de la cama, pues se ajusta a su estatura y capacidades específicas de movilidad, con lo cual se previenen caídas y necesidad de esfuerzos adicionales. La segunda es la comodidad tanto para el cuidador como para el paciente al momento de proporcionarle apoyo en el aseo, las curas o la alimentación. Al poder ajustar la altura de la cama a la estatura del cuidador, se reduce la necesidad de sobresfuerzo por parte del cuidador al necesitar menos hiperextensiones (o ninguna), a la vez que se necesita menor esfuerzo del paciente para colaborar. Un cuidador que puede trabajar cómo se compromete más fácilmente a garantizar el bienestar del adulto mayor a quien cuida. Así que poder adaptar la altura de la cama a la estatura del paciente y del cuidador tantas veces como sea necesario se traduce en bienestar para el paciente.

  3. Aprovechar las ruedas para trasladar la cama de una habitación a otra

    Esto facilita enormemente las tareas de limpieza de la habitación, pues se trabaja mejor con la tranquilidad de saber que la limpieza no representa peligro alguno para el paciente, que se encuentra en otra habitación. A su vez, la posibilidad de disfrutar de diferentes ambientes de la casa en un mueble que además se puede reclinar para disfrutar de la vista, de los rostros de sus seres queridos, de su jardín, del sol, y del aire contribuye enormemente con la salud mental del adulto mayor, crucial para su bienestar integral. 
  1. Emplear todos los accesorios de los que se disponga para brindarle mayor comodidad al usuario

    Existe una amplia gama de accesorios para las camas clínicas que ayudan a mejorar la vida de su usuario y contribuyen con su bienestar. Uno de los más destacados es la mesa auxiliar, que le permite comer cómodamente, si puede alimentarse por sí mismo, realizar tareas manuales, las cuales le representan enormes ventajas al adulto mayor, pero también existen portasueros, portasondas urinarias, barandas de seguridad, de especial valor para quienes tienden a caerse de la cama durante el sueño, y una amplia variedad de colchones especialmente diseñados para prevenir escaras, reducir el exceso de calor y proporcionar mayor comodidad durante el sueño y el movimiento.

 

Conoce las preguntas frecuentes del arriendo de Camas Clínicas

 

Un aliado extraordinario

Para los usuarios que pueden mantenerse sentados, una silla de ruedas representa un complemento invaluable, pues es más pequeña y manejable que la cama, y puede llevar al paciente a lugares donde la cama no llega, como el baño, la cocina y el comedor. Y según las habilidades motrices del adulto mayor usuario de la cama, también pueden ser buenos complementos los andadores y los bastones para fines similares.

 Conoce los 4 pasos para arrendar una cama clínica de Betten

En suma, saber usar una cama clínica parte del conocimiento de sus funcionalidades y de dejar de un lado la idea de que se trata de un objeto que solo se puede asociar a postración para adoptar la visión de que una cama clínica es un aliado esencial para garantizar bienestar a personas con movilidad reducida o inmovilidad.

Es importante escuchar atentamente y seguir de la manera más fidedigna posible las recomendaciones del médico tratante, pues las necesidades de cada persona son únicas y es el médico quien conoce las condiciones y necesidades específicas de ese paciente en particular, así que será también el médico quien dé las orientaciones que garanticen su bienestar usando una cama clínica.

New call-to-action

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

¿Cuáles son las camas clínicas disponibles en Chile?

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo buscar una cama clínica en Chile?

SEGUIR LEYENDO

¿Quién necesita una cama clínica y por qué?

SEGUIR LEYENDO