Aspectos esenciales para cuidar de una persona en silla de ruedas

Angie

Compartir en

A medida que se adentran a la vejez, los adultos mayores pueden sufrir movilidad limitada por varias razones, ya sea porque su cuerpo pierde fuerza o por alguna enfermedad. 

En estos casos, las sillas de ruedas pueden convertirse en nuestras mejores aliadas. Sin embargo, como cuidadores, hay una pregunta que siempre nos hacemos: ¿Cómo podemos hacer que la asistencia sea más fácil? 

Sí, existen algunos recursos y tips que nos pueden ayudar a cuidar de nuestros seres amados si usan sillas de ruedas u otros artículos de movilidad, como andador, muletas, o un bastón. 

 

Equipar la silla de ruedas con accesorios para el uso a largo plazo 

Hay muchos accesorios para sillas de ruedas que pueden cambiar la forma en la que cuidamos a nuestros seres queridos. 

Algunos de los más comunes son los cojines o las bandejas. Solo debemos pensar: ¿Sería cómodo pasar todo el día sentado en una silla de ruedas? Así es. Para nuestros familiares, también es difícil. 

Sin embargo, muchos accesorios, incluso algunos pequeños, pueden hacer que el día a día en silla de ruedas sea más fácil. Varios incluso pueden ayudar a los adultos mayores a ganar independencia. 

Además, ciertos accesorios específicos, como los cojines antiescaras,  pueden ayudarnos a prevenir complicaciones relacionadas con pasar mucho tiempo en la silla de ruedas, incluyendo las úlceras por presión. 

Poner un cojín en el asiento de una silla de ruedas puede mejorar significativamente la experiencia de usar una a largo plazo. Estos son otros accesorios que podrían ser muy útiles y aumentar la ergonomía en este caso: 

  • Apoyabrazos abatibles 
  • Fundas acolchadas para reposabrazos 
  • Respaldos para sillas de rueda 
  • Bandejas para comer, escribir o leer 
  • Entre otros

Realizar estiramientos o pequeños ejercicios 

Estar todo el tiempo en una silla de ruedas también podría traer algunos problemas físicos. Por lo tanto, es indispensable darle a nuestro cuerpo lo que necesita: algo de movimiento a pesar de estar sentados. 

Si bien las personas en la tercera edad generalmente no pueden cumplir con una rutina de gimnasio, nuestros seres queridos podrían hacer algunos ejercicios desde la silla de ruedas para fortalecer los músculos y reducir el riesgo de lesiones. Los mejores incluyen: 

  • Giros sentados 
  • Estiramientos de las articulaciones y extremidades 
  • Retracciones de hombros
  • Apretón de pecho con o sin balón medicinal 
  • Prensas de pecho con bandas de resistencia
  • Levantamientos de rodillas
  • Entre otros 

Mantener la buena higiene 

También es indispensable cuidar la higiene de las personas mayores en silla de ruedas o postradas, tanto para ayudarlos a sentirse mejor con ellos mismos como para prevenir complicaciones en la piel. 

Incluso los modelos más cómodos de las sillas de ruedas con diseño ergonómico podrían ser un poco molestos después de usarlos por mucho tiempo. 

Además, debemos recordar que la mayoría de las sillas de ruedas tienen elementos de metal o cuero que pueden causar daños en la piel por fricción. 

Por lo tanto, es importante asegurarnos que nuestros seres queridos cumplen con su rutina de aseo personal y limpiar tanto la silla de ruedas como sus accesorios cada vez que sea necesario. 

 

Mover el cuerpo con frecuencia 

Adicionalmente, es importante ayudar a nuestros seres queridos a cambiar de posición con frecuencia e incluso moverse de la silla de ruedas a otro espacio, como la cama o un sillón, ya que permanecer sentados todo el tiempo también podría ser perjudicial para la salud y causar otras molestias. 

Es recomendable mover el cuerpo al menos cada dos horas para mantener la sangre circulando debidamente por todo el cuerpo y reducir el riesgo de úlceras por presión. 

 

Escoger ropa cómoda 

Ayudar a que nuestros seres queridos usen ropa cómoda es otra de las prácticas que debemos tener en cuenta si ellos dependen de una silla de ruedas. 

Además de hacer facilitar la circulación del aire para que la estancia prolongada en la silla de ruedas no cause lesiones en la piel, las prendas cómodas y fáciles de quitar también facilitan las tareas básicas como ir al baño o tomar una ducha. 

 

Aprender las medidas de seguridad

Como cuidadores, también debemos aprender las medidas de seguridad básicas al usar una silla de ruedas, especialmente si hay movilidad limitada o alguna discapacidad. 

Estas medidas incluyen, por ejemplo, cómo trasladar al paciente de la cama a la silla de ruedas o viceversa. 

 

Pensamientos finales 

En resumen, para cuidar de los adultos mayores que usan sillas de ruedas, tenemos que priorizar el confort y su bienestar. 

Las sillas de ruedas son excelentes herramientas para ganar independencia a pesar de la movilidad limitada, pero pueden ser un poco incómodas. 

Sin embargo, con los cuidados y los accesorios adecuados, podemos hacer la experiencia más placentera mientras ayudamos a nuestros seres amados a sentirse bien todos los días. 

 

Cuaderno de estimulación cognitiva

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *