Mantenerse activo en la vejez: ¿Cuánta actividad física necesitan los adultos mayores?

Movilidad y Autonomía
Salud del adulto mayor
Cuidadores Adulto Mayor
Angie

Compartir en

A cualquier edad, mantenernos activos es esencial si queremos vivir plenamente y disfrutar de buena salud. Por lo tanto, a medida que nos adentramos en la vejez, es importante realizar algún tipo de ejercicio. 

La actividad física nos puede evitar o disminuir el riesgo de sufrir enfermedades comunes durante la tercera edad, ayudar a los adultos mayores con poca movilidad a fortalecer sus cuerpos, y combatir todos los problemas relacionados con el sedentarismo. 

Además, cuando alcanzamos la tercera edad, mantenernos activos físicamente también puede tener un impacto en nuestra autonomía e independencia. 

Ejercitarnos también es clave en nuestra salud mental, ya que reduce el estrés, mejora nuestro estilo de vida general, nos ayuda a combatir el insomnio y beneficia la autoestima y la imagen corporal. 

Vamos a conocer un poco más sobre la importancia de la actividad física en la vejez y cuánta necesitamos durante la tercera edad. 

 

Deterioro físico en la vejez 

A medida que envejecemos, algunos problemas físicos aparecen, incluyendo pérdida del equilibrio, disminución en la velocidad al caminar, cambio en la forma de andar, debilidad o pérdida de fuerza, disminución de la masa corporal y dificultades para levantarnos o mantenernos de pie.

Otro de los cambios más comunes en los adultos mayores es la falta de agilidad, ya que somos propensos a sufrir problemas de movilidad articular durante el envejecimiento. 

En consecuencia, a pesar de que enfrentar estos desafíos no significa que no podemos movernos en absoluto, nos volvemos más independientes. Ahí es cuando la actividad física se vuelve tan esencial. 

 

Beneficios de la Actividad Física en las Personas Mayores 

Si no queremos sufrir de poca movilidad a medida que envejecemos, el ejercicio físico debe ser parte de nuestro día a día. Estos son algunos de los beneficios que puede brindar: 

  • Cuando hacemos ejercicio, somos mucho más coordinados, el riesgo de caídas o tropezones disminuye y nuestros cuerpos se hacen más fuertes. En consecuencia, las probabilidades de sufrir fracturas también son menores. 
  • La actividad física también se ha asociado con la longevidad, ya que puede reducir el riesgo de muertes por enfermedades coronarias o sufrir diabetes, presión arterial alta y cáncer de colon. 
  • Mantenernos activos nos ayuda a desarrollar más fuerza muscular y resistencia, ayudándonos a lidiar con enfermedades que podrían ser incapacitantes. 
  • Hacer ejercicio es clave para mantener la salud de los huesos, articulaciones y músculos. 
  • A través de la actividad física, podemos controlar el dolor asociado con la artritis y la inflamación de las articulaciones. 

 

Actividad Física y Salud Mental

Mantenernos activos e incorporar ejercicios para personas mayores a nuestro día a día durante la tercera edad también beneficia la salud mental. Estas son algunas de las ventajas principales: 

  • Mantiene la capacidad de vivir de forma autónoma e independiente
  • Puede reducir la ansiedad y ayuda con enfermedades mentales como la depresión
  • Favorece el estado de ánimo
  • Mejora la sensación de bienestar general 
  • Tiene un impacto positivo en el funcionamiento cognitivo 
  • Favorece la estabilidad hormonal 
  • Puede generar impulsos de energía saludable 
  • Impacta positivamente los patrones de sueño 

 

¿Cuánta Actividad Física Debemos Hacer Como Adultos Mayores? 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, los adultos mayores de 65 años necesitan al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada a la semana. 

Esto puede ser 30 minutos al día 5 veces a la semana e incluye alternativas como caminar a paso ligero. También es importante incluir 75 minutos semanales de una actividad de intensidad vigorosa, como correr, trotar, o caminar. 

Durante la semana, es recomendable hacer al menos 2 días de ejercicios enfocados en el fortalecimiento muscular y 3 días de actividad física para mejorar el equilibrio. 

Sin embargo, si alguna condición afecta nuestra capacidad para cumplir con estos requerimientos, podemos simplemente ser tan activos físicamente como nuestros cuerpos lo permitan. 

 

Tipos de ejercicios y actividades recomendadas

Incluso si consideramos que es poca, la actividad física en todos los niveles tiene beneficios importantes para la salud. Por lo tanto, es importante incluir algunos ejercicios en nuestra rutina. 

Hay ejercicios suaves para adultos mayores con poca movilidad que podemos intentar con ayuda de nuestros familiares para mantener nuestro cuerpo sano. 

Incorporar actividades físicas a nuestro estilo de vida también es una de las mejores maneras de beneficiar nuestro cuerpo y mente. Las mejores opciones son caminar, bailar, nadar, andar en bicicleta al aire libre, practicar gimnasia aeróbica de bajo impacto, hacer yoga, entre otras. 

Algunos ejercicios aeróbicos y deportes, como el baloncesto, el fútbol o correr con intensidad no son recomendables para todos los adultos mayores. Por lo tanto, es importante consultar con un médico o profesional experimentado para determinar qué actividad es adecuada para nuestra edad. 

Pensamientos Finales 

Cuidar de la salud mental y física es indispensable para vivir bien durante la tercera edad. Por esa razón, el ejercicio es tan importante. 

Si lo incorporamos a nuestra rutina, incluso poco a poco, podemos ver cambios y mejoras positivas en nuestro cuerpo y mente, ganar autonomía e independencia y sentirnos a gusto con nosotros mismos. New call-to-action

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

¿Cómo ayuda la fisioterapia y el ejercicio a mejorar el ánimo del adulto mayor?

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo beneficia el ejercicio físico a la salud mental en la adultez?

SEGUIR LEYENDO

¿Cuánto cuesta arrendar una silla de ruedas BETTEN?

SEGUIR LEYENDO