Ventajas de tener una cama clínica en casa para un paciente con movilidad reducida

Acondicionamiento del hogar
Cuidadores Adulto Mayor
Mariví Coello

Compartir en

Atender en casa a una persona que ha perdido independencia para realizar sus tareas esenciales representa un reto en diversos ámbitos, en especial cuando son los familiares quienes se han convertido en sus cuidadores. 

Una persona que no puede levantarse de la cama, o ha empezado a levantarse menos que antes, requiere ayuda para comer, asearse, ir al baño o mantenerse entretenida. En este caso, el familiar a cargo de sus cuidados debe duplicar, si no multiplicar, sus esfuerzos físicos y emocionales, lo cual podría acarrear problemas de salud para el cuidador también.

Hay muchas formas de evitar o, al menos, minimizar estos problemas asociados al esfuerzo que requieren los cuidados de un paciente en cama. Lo primordial es tener presente que tanto el cuidador como el paciente requieren apoyo y atención integral y buscar soluciones concretas para cada una de sus necesidades.

 

hombre-paciente-asiatico-acostado-cama-hospital-habitacion-hospital

¿Cómo las camas clínicas facilitan el cuidado?

Cuando el paciente sufre una pérdida total o parcial de movilidad, contar con una cama clínica puede ser de gran ayuda tanto para el paciente como para el cuidador. En estos casos, la cama clínica facilita una variedad de tareas esenciales, tales como:

 

1. Facilita la asistencia al paciente en tareas como el aseo y la alimentación. Las camas clínicas están especialmente diseñadas para que el paciente pueda recibir cuidados como aseo, curas y alimentación. Por lo tanto, su configuración integra factores como las posiciones más comúnmente empleadas y la altura a la cual se requiere que se ubique el paciente para poder ofrecerle estos cuidados con el menor esfuerzo posible. Así, una cama clínica redunda en bienestar para el paciente, que recibe la atención que requiere, y para el cuidador, que puede ofrecer los cuidados con menor esfuerzo, en especial físico.

 

2. Posibilita cambios de posición, incluso cuando el paciente es incapaz de adoptarlas por sí mismo. La Cruz Roja recomienda cambiar de posición a un paciente en cama cada dos horas para mantener la sangre circulando y la piel saludable y libre de escaras. Además, los cambios de posición facilitan tareas asociadas a la alimentación o el entretenimiento (leer, ver TV, mantener una conversación, hacer manualidades…) y proporcionan mejores condiciones para paciente con complicaciones respiratorias. 

 

3. Previene accidentes y lesiones. Debido a que están diseñadas para personas sin problemas de movilidad, las camas convencionales pueden representar un mayor riesgo de caídas o lesiones al intentar trasladar a un paciente desde o hacia otra superficie, como un mueble, el sanitario, la silla del comedor o el piso (en caso de poder el paciente pararse sobre sus pies, dar algunos pasos, etc.). Además, el esfuerzo físico del cuidador puede suponer lesiones musculares o vertebrales cuando se usan camas convencionales. Al contrario, gracias a su diseño especialmente prensado para proporcionar cuidados a personas con movilidad reducida o sin capacidad para moverse, las camas clínicas permiten un mejor desempeño del cuidador con un menor riesgo de lesiones, tanto para el paciente como para el cuidador.

 

4. Previene caídas al dormir. Una de las mayores ventajas de las camas clínicas es que están diseñadas para adaptárseles barandas laterales, con lo cual se pueden prevenir caídas durante el sueño. Este recurso es especialmente útil para los pacientes que sufren espasmos, los cuales podrían acabar por sacarlos de la cama. 

 

cuidador-sosteniendo-mano-paciente-anciano

Descarga nuestra Guía: Todo lo que tienes que saber de camas clínicas

Existen distintas herramientas que pueden hacer más fácil el desafío de cuidar a un paciente con movilidad reducida en casa. Entre todas ellas, destaca la cama clínica como un aliado esencial en esta misión, ya que no solo previene accidentes y lesiones, sino que también facilita la atención integral del paciente, especialmente en lo relacionado con su alimentación y aseo. Por lo tanto, contar con una cama clínica se convierte en un recurso indispensable para brindar los cuidados necesarios.

New call-to-action

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

¿Cómo asear a un paciente en cama?

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo se usa una cama clínica?

SEGUIR LEYENDO

¿Quién necesita una cama clínica y por qué?

SEGUIR LEYENDO