¿Quién necesita una cama clínica y por qué?

Acondicionamiento del hogar
Camas Clínicas
Mariví Coello

Compartir en

Imagina tener a un ser querido en casa que no puede comer, asearse o simplemente entrar o salir de la cama por sí solo. Quieres atenderle, brindarle tu apoyo incondicional, darle de comer, ayudarlo a asearse, o asearlo, y asegurarte de que tenga toda la comodidad que sea posible brindarle. Y quieres lograr todo eso sin terminar con un dolor en tu cadera o espalda o sin arriesgarlo a él o ella a ahogarse comiendo o lesionarse con alguna maniobra durante el aseo.

 

Esa es la situación en la que se requiere una cama clínica en casa: el caso en que, independientemente de las causas, hay un ser querido que no puede operar con independencia en las tareas básicas de la vida diaria.

 

La Unión Europea determinó que cerca del 30% de las lesiones que padecen muchos enfermeros se produce al intentar moverlos, por lo cual acometió el proyecto Demonstration action for an easy positioning for patients with reduced mobility (Demostración para facilitar la colocación de pacientes con movilidad reducida), que concluyó con una cama especialmente diseñada para resolver ese problema que fuese más asequible que la mayoría de las ofertas que hay en el mercado. Así de seria es la relación entre la presencia de una cama clínica y la calidad de vida de un paciente con movilidad reducida o inmovilidad.

 

Infografia quienes necesitan una cama clinica

¿Cuáles adultos mayores requieren una cama clínica?

 

Todo adulto mayor que presente, ya sea temporal o definitivamente:

 

  • Movilidad reducida 
  • Inmovilidad total
  • Dependencia para las tareas básicas de la vida diaria, como comer o asearse
  • Enfermedades degenerativas como:
    • alzheimer
    • artrosis
    • artritis
    • parkinson
    • apnea del sueño
    • insuficiencia cardíaca
    • fibromialgia 
  • Problemas de tipo:
    • respiratorio
    • circulatorio
    • digestivo
    • auditivo
    • visual

En especial, combinados con movilidad reducida o inmovilidad, como en la mayoría de los casos.

 

También puede ser necesaria una cama clínica para cualquier adulto mayor que se encuentre en recuperación debido a una operación o un accidente.

Conoce los 4 pasos para arrendar una cama clínica de Betten

 

 

view-blue-staircase-room

¿Qué ventajas ofrece tener una cama clínica en lugar de una común?

 

Una cama clínica está especialmente diseñada para reducir riesgos de lesiones tanto del paciente como del cuidador al proporcionar cuidados básicos como aseo y alimentación a personas con movilidad reducida o inmovilidad, por lo cual ofrece muchas ventajas en comparación con una cama normal:

 

  • Permite adaptar su altura con respecto al piso. Con ello, se reducen riesgos de lesiones y accidentes al alimentar o asear a un paciente en cama, pues permite colocar al paciente a una altura adecuada para que su cuidador trabaje sin necesidad de inclinarse sobre él. Así, el cuidador no requiere hiperextensiones que causan dolor y no hay riesgo de que caiga accidentalmente sobre el paciente. También se reduce la necesidad de que el paciente se esfuerce demasiado para colaborar en la tarea; por ejemplo, adoptando posiciones que le resulten difíciles, incómodas o sencillamente imposibles. Asimismo, poder adaptar la altura con respecto al piso permite al paciente usuario una mayor comodidad para sentarse en la cama o entrar y salir de ella.
  • Permite cambios de posición de pacientes con dificultades de movilidad. Dos de las principales noblezas de los cambios de postura son: 1) que favorecen la circulación, con lo cual contribuyen con la salud global de todo paciente en cama; y 2) que ayudan a reducir las úlceras por presión, al poder cambiar frecuentemente los puntos de apoyo. Además, cada uno de los cambios de posición de una cama clínica tiene ventajas específicas:
    • Inclinación del torso. Una postura semisentada ayuda a mejorar la respiración y es de hecho una indicación terapéutica común para pacientes que tienen EPOC o cualquier afección respiratoria. Una inclinación de la cabecera de la cama en 45 º a 60 º ayuda a relajar los músculos abdominales, que tienen un papel crucial en la respiración. Además, esta posición reduce los riesgos de sufrir reflujo gástrico, una de las quejas más comunes de las personas con poca o ninguna movilidad. Igualmente, es muy importante que el paciente cuente con suficiente soporte para mantenerse sentado durante la ingesta de alimentos para reducir riesgos de ahogo. También es una gran ventaja para pacientes con inmovilidad total el poder levantar la cabeza y disfrutar de una película o una buena conversación viendo a la cara a sus seres queridos. 
    • Inclinación de las piernas. Además de mejorar la circulación, los cambios de ángulos de inclinación de las piernas ayudan a adoptar posiciones como la posición de Fowler (semi sentado, con piernas flexionadas o semi flexionadas), la posición de Trendelenburg (acostado boca arriba con piernas elevadas por encima de la cabeza) y la posición Gavity Zero (boca arriba, con un ángulo de 128 º entre el fémur y la columna), en las cuales las piernas deben elevarse o flexionarse, y que ayudan a resolver problemas circulatorios, digestivos y respiratorios, muy comunes entre adultos mayores con movilidad reducida. 

 

Descarga la guía completa sobre las camas clínicas 

En conclusión, una cama clínica no es solo un mueble más en el hogar; es una herramienta esencial que transforma radicalmente la calidad de vida tanto de pacientes con movilidad reducida o inmovilidad como de sus cuidadores.

Estas camas no solo ofrecen comodidad y dignidad a los pacientes, sino que también disminuyen el riesgo de lesiones para quienes los cuidan, al facilitar las actividades diarias como alimentar y asear. Para los adultos mayores, especialmente aquellos en recuperación postoperatoria o con condiciones crónicas, las camas clínicas son vitales para prevenir complicaciones como úlceras por presión y mejorar funciones básicas como la respiración y la circulación.

Con opciones como las que ofrece Betten, es posible acceder a camas clínicas que se adaptan a las necesidades económicas y espaciales, asegurando que cada paciente reciba cuidado de calidad en su hogar. Al invertir en una cama clínica, no solo se adquiere un equipo médico avanzado, sino que se garantiza un entorno de cuidado más seguro y confortable para los seres queridos.

New call-to-action

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

¿Cuáles son las camas clínicas disponibles en Chile?

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo buscar una cama clínica en Chile?

SEGUIR LEYENDO

¿Cómo se usa una cama clínica?

SEGUIR LEYENDO