¿Qué es y para qué sirve una sonda urinaria?

Acondicionamiento del hogar
Camas Clínicas
Cuidadores Adulto Mayor
Catalina

Compartir en

¿Qué es una sonda urinaria?

En la Enciclopedia médica de MedlinePlus, la sonda urinaria o vesical, se define como un conducto suave y flexible de látex, teflón, silicona, polivinilo, poliuretano o plástico, que se acopla a la vejiga para desaguar y recolectar la orina que contiene la vejiga y es eliminada a través del sistema urogenital, en una bolsa de drenaje.

 

¿Para qué se utiliza la sonda urinaria?

En el diccionario de enfermedades de Redacción médica, especifican que la sonda urinaria se utiliza para facilitar la salida de la orina (drenar), introducir medicamentos o recolectar la orina para saber con exactitud la cantidad que está produciendo el cuerpo en cierto período de tiempo.

 

¿Qué debo saber de las bolsas de drenaje?

Usualmente la sonda urinaria se acopla por uno de sus extremos a una bolsa de drenaje, que es la encargada de contener la orina que la sonda drena de la vejiga.

Es importante mantener la bolsa a un nivel inferior que la vejiga, para que la orina actúe por gravedad y no se devuelva. También es necesario vaciar el mecanismo de drenaje cuando la bolsa se encuentre a nivel medio y antes de que el paciente con sonda urinaria vaya a dormir.

Existen bolsas de drenaje que pueden ser amarradas a la pierna, de esta forma el paciente puede desplazarse con ella. Asimismo puedes encontrar camas clínicas que poseen porta sonda, en donde se cuelga a un nivel más bajo que el paciente, la bolsa de drenaje.

 

¿En qué situaciones el médico puede recetar el uso de una sonda urinaria?

En MedlinePlus mencionan que se puede recomendar el uso de éstas principalmente cuando:

  • Presenta retención urinaria y es incapaz de vaciar la vejiga cuando se requiere.
  • Sufre de incontinencia urinaria y no logra controlar la salida de la orina.
  • Luego de una cirugía de genitales o próstata.
  • Sufre de otras afecciones como una lesión de médula espinal, esclerosis múltiple o demencia.

 

¿Cuáles son los tipos de sonda que existen?

En el artículo sobre sondas vesicales de MedlinePlus, se mencionan los 3 tipos de sondas más comunes:

 

  • Sonda intermitente:

Es posible utilizar una de estas sondas cuando no es necesario usarla permanentemente y solo se requiere a veces. 

Para drenar la orina, es preciso que el propio paciente o el cuidador, se debe introducir la sonda para drenar la vejiga y luego se retira. Este procedimiento puede ser llevado a cabo la cantidad de veces al día que se solicite, lo cual va a depender directamente de las razones por las cuales el paciente necesita usar este mecanismo o de la cantidad de líquido que deba evacuar.

 

  • Sonda permanente:

Es una sonda que como indica su nombre, permanece en la vejiga, y puede ser utilizada durante períodos de tiempo breves o extensos. 

La sonda Foley, es el tipo de sonda permanente que más se utiliza, y para cumplir su función de manera óptima, un extremo de ésta se conecta a un pequeño globo inflado que impide que la punta introducida en el cuerpo se salga, y el otro extremo, se conecta a una bolsa de drenaje encargada de recolectar la orina que existe en la vejiga. A su vez, esta bolsa de drenaje posee una válvula para poder evacuar el líquido que acumula. 

Las sondas permanentes pueden ser introducidas en la vejiga a través de la uretra (que corresponde al conducto que lleva el pipí desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo) o desde un agujero pequeño que el médico realiza en el abdomen.

 

  • Sonda condón:

En este caso, en vez de introducir una sonda dentro del pene, se ubica un mecanismo similar a un condón. De esta forma, la sonda conduce la orina desde este dispositivo o mecanismo hasta una bolsa de drenaje. 

Esta sonda es exclusiva para hombres y debe ser reemplazada diariamente.

Comenzar a usar permanente, ocasional o puntualmente una sonda urinaria, no debe ser para nada una complicación, sino más bien, una ayuda diaria que en la mayoría de los casos, puedes implementar tú mismo y en tu propio hogar. 

Para esto, es importante evaluar cuál es el tipo de sonda que más se acomoda a las condiciones del paciente. Ya que sin duda, un paciente postrado necesitará de una sonda urinaria permanente que pueda ser colgada en un porta sonda, mientras que uno con plena movilidad o movilidad reducida, es probable que necesite que ésta sea amarrada a su pierna.

Finalmente, es muy importante considerar la correcta higiene de la sonda urinaria, de esta manera se previenen posibles complicaciones a causa de una infección.

 

New call-to-action

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

Ventajas de una cama clínica  regulable en altura respecto al suelo.

SEGUIR LEYENDO

Ventajas de regular la posición de las piernas en una cama clínica

SEGUIR LEYENDO
Camas Clínicas
Catalina

Ventajas de tener una cama clínica que permita regular el respaldo

SEGUIR LEYENDO