3 Formas de maximizar la seguridad de la ducha para las personas mayores

Seguridad en el Baño
Karina

Compartir en

Una de las preguntas más comunes cuando se está al cuidado de un adulto mayor es ¿Cómo proporcionar un ingreso seguro a la ducha o tina del hogar?

 

Todos sabemos que el baño, y específicamente la ducha o la tina, es donde ocurren la mayoría de las caídas de personas mayores.

 

Según el CDC (Centers for Disease Control and Prevention), más de 800.000 pacientes al año son hospitalizados debido a una lesión por caída, siendo las más frecuentes las lesiones en la cabeza, antebrazo, cadera y húmero.

 

La mayoría de estas caídas ocurren en el hogar y el baño es el lugar donde existe más probabilidades de caer si no está adaptado con artículos de seguridad.

 

Los problemas más comunes que enfrentan las personas mayores al ducharse, son: 

  • La puerta de la ducha o la cortina pueden estorbar.
  • La ducha es muy pequeña y no hay espacio para maniobrar.
  • Las superficies son resbaladizas y no se cuenta con suelo antiresbalante.
  • No tener barra de apoyo.
  • Estar de pie durante mucho tiempo y agacharse puede provocar caídas.
  • Los artículos de aseo no se encuentran en lugares accesibles, lo que dificulta tomarlos (por ejemplo, las toallas al salir del baño).
  • Entrar y salir de la tina o ducha puede ser complicado.
  • No se cuenta con un botón de emergencia en caso de que sea necesario pedir ayuda.
  • La presión del agua puede que sea muy fuerte.
  • El agua sale de la ducha o tina y moja el piso.

 

Para que puedas ofrecer un ambiente seguro a tu adulto mayor, hemos recopilado algunas soluciones para maximizar la seguridad en la ducha o tina de tu hogar



Uno: proporciona un acceso seguro a la ducha o tina del hogar

 

Cuando las personas alcanzan una edad avanzada, comienzan a presentar problemas de equilibrio o coordinación que surgen con la edad. 

 

Al mismo tiempo, la falta de ejercicio físico o la toma de medicamentos incrementa las dificultades para desplazarse con comodidad, por ello es importante asegurarse de que el acceso a la ducha o tina cuente con los siguientes puntos de seguridad:

 

  • Asegúrate de que el camino a la ducha esté despejado; si se trata de un baño pequeño y además desordenado, hay más riesgo de tropezar con algo que se encuentre en el piso y el adulto no vea.

 

  • Asegúrate de que los elementos de aseo dentro y fuera de la ducha o tina se encuentren en lugares de fácil acceso para la persona mayor.

 

  • Ajusta la presión del agua en el grifo o utiliza una válvula reductora de presión, esto permitirá que el agua salga con una presión regulada.

 

  • Instala un botón de pánico a prueba de agua en la ducha o tina, para que la persona pueda presionarlo en caso de caída o emergencia.



Dos: colocar elementos de seguridad para prevenir resbalones y caídas en el baño

 

Hay varios artículos de seguridad que puedes considerar para reducir el peligro de  resbalones o caídas del adulto mayor en la ducha o tina del hogar. 

 

Instala barras de seguridad dentro y fuera de la ducha o tina. En caso de pérdida  de equilibrio tu ser querido tendrá un soporte para sujetarse.

 

Coloca alfombrillas antideslizantes dentro y fuera de la ducha, asegúrate de que siempre estén bien colocadas y que tengan fricción antes de que el adulto mayor ingrese a la ducha o tina. 

 

Si puedes adaptar el baño, utilizar un revestimiento antideslizante en el piso, esta solución es más duradera y segura que cualquier alfombrilla.

 

Tres: adquiere un asiento de ducha o tina

 

Como lo hemos mencionado anteriormente, para las personas mayores estar de pie por largos periodos de tiempo o agacharse dentro de la ducha puede ser una tarea compleja. 

 

Una solución muy eficaz a la hora de maximizar la seguridad en el baño para nuestros familiares mayores, son las sillas de ducha o tina. 

 

Estas sillas son elementos de seguridad que permiten que la persona esté en una posición cómoda y segura mientras se ducha. Además  facilita el lavado de la parte inferior del cuerpo y también de los pies.

 

Las sillas de baño varían en tamaño y costo, pero por lo general son productos portátiles, asequibles y muy fáciles de colocar.

 

Antes de adquirir una silla de baño, te recomendamos conocer todos los modelos disponibles para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Finalmente, si ya tiene una silla de baño, recuerda asegurarte de colocar la silla junto a una pared que cuente con una barra de apoyo para que la persona pueda apoyarse al sentarse y levantarse.

 

Conclusión

 

Maximizar la seguridad del baño para tu adulto mayor es una tarea que vale la pena llevar a cabo. No solo le estarás dando más autonomía y seguridad en el aseo a tu adulto mayor, si no que también estarás previniendo accidentes graves dentro del hogar.

 

Las adaptaciones en el baño se pueden realizar de forma gradual, manteniendo los gastos bajo control y ejecutando simples mejoras poco a poco. Realiza los cambios que puedas y dentro de poco verás como la ducha volverá a ser una experiencia placentera y segura para todos los miembros de la familia.

 

CTA 2 Baño seguro

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *




Posts relacionados

Casa y baño adaptado para personas que han sufrido una fractura de cadera

SEGUIR LEYENDO

Conoce el proceso de instalación de SimplyCut®

SEGUIR LEYENDO

Cambiar tu tina por un receptáculo de ducha V/S Adaptar tu tina con SimplyCut®

SEGUIR LEYENDO